Exalumnos: Nos visita Alfredo Romero Blasi

Cada persona tiene un talento, nuestra misión, ayudar a descubrirlo y potenciarlo.

Mi nombre es  Alfredo Romero Blasi, tengo 18 años y soy un exalumno del colegio. Actualmente estoy estudiando un grado de ciencias gastronómicas y artes culinarias en la prestigiosa universidad Basque Culinary Center (San Sebastián).

Cocinar siempre ha sido mi gran pasión. Desde pequeño comer me ha gustado, y aprender a hacer aquellas cosas que tanto me gustan fue lo que me enamoró del mundo de la cocina. Todavía recuerdo subirme encima de una silla con tan solo 5 años para ayudar a mi madre a hacer un bizcocho con la Thermomix, a rellenar un pollo o hacer un simple pan con tomate.

Aquello me gustaba, se me daba bien, era feliz,  me sentía  útil haciendo cosas las cuales gustaban a mi familia y por supuesto, a mí. Era mágica la sonrisa de felicidad y pasión que se veía en mí después de cocinar y ver a mi familia comerse algo que yo había hecho. Y esa felicidad y pasión, se ha mantenido en mí durante todos estos años, y sé que seguirá.

Se puede decir que yo nunca fui muy buen estudiante, estaba desmotivado. Me faltaban aún muchos años para acabar el colegio y empezar a formarme en lo que más me gustaba, la gastronomía, pero con el paso del tiempo empecé a verlo cada vez más cerca y mi motivación para estudiar cambió radicalmente. Cada vez quedaba menos, mi familia, profesores y amigos me apoyaban, se sentían orgullosos de mí y sin darme cuenta, entré en la mejor universidad en ciencias gastronómicas y artes culinarias del mundo, el “Basque Culinary Center”.  Todos mis esfuerzos resultaron dar sus frutos.

Hoy en día soy muy feliz, siempre lo he sido.  Me fascina levantarme cada día y ver que estoy cumpliendo un sueño. Estoy rodeado de gente a la que le gusta lo mismo que a mí y además estoy aprendiendo de todo para algún día poder hacer realidad mi sueño más grande, abrir un restaurante en la bella ciudad de Barcelona, un restaurante único en el que pueda acoger y dar de comer a mis seres queridos, los mismos que me quieren y me han dado alas para “volar”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traduir »